Encuesta

¿Sabe usted cuál es la diferencia entre un banco y una cooperativa de ahorro y crédito?

Si
No

hogar
English

Parte 1: Las Mujeres y la Seguridad Económica

por Monica Steinisch

Muchas mujeres tienen una inseguridad persistente sobre las ganancias, el ahorro y el manejo de dinero- a pesar de su avance en educación, ingresos, poder y bienestar - de acuerdo con una encuesta llevada acabo en el 2006 por la Compañía de Seguros Allianz Life. De acuerdo a las respuestas, el 90% de las mujeres se sintieron algo o casi nada seguras económicamente. Casi la mitad de las mujeres dijeron que ellas tenían temor a perder su dinero y convertirse en una mujer desamparada - sin hogar y desprotegidas. Casi el mismo porcentaje de mujeres que ganan más de $100,000 por año tenían los mismos temores.

Mientras que algunas de estas preocupaciones pueden ser catalogadas como irracionales- el grupo de personas sin hogar no esta conformado en grandes números por mujeres que alguna vez tuvieron ingresos con sumas de seis dígitos- las ansiedades de dinero son una señal que no se debería ignorar. Los temores sobre dinero - incluso los que no tienen razón- pueden evitar que usted tome control de sus finanzas al tomar las mejores decisiones y alcanzar paz mental.

La falta de confianza y participación son la raíz de los temores de dinero

Olivia Mellan, co-autora de "Money Shy to Money Sure: A Woman's Road Map to Financial Well-Being" y psico-terapeuta que se especializa en resolver los conflictos de dinero, dice que "muchas mujeres se han convencido de que ellas no son buenas en este asunto del dinero." Mellan cita una encuesta de estudiantes de secundaria que apoya esta teoría. Cuando se les preguntó qué tan buenos ellos eran en matemáticas y el dinero, los muchachos se evaluaron a sí mismos como "muy buenos," mientras que las muchachas se evaluaron como "no muy buenas." De hecho, ambos grupos sabían lo mismo acerca del dinero, pero a las muchachas les faltaba autoconfianza. La falta de autoconfianza, junto con lo que Mellan cita como una aversión natural más alta hacia el riesgo, puede ser la razón de que muchas mujeres están dispuestas a evitar su rol en administrar sus finanzas.

A pesar de que los datos de Allianz refutan el que muchas mujeres sean Cenicientas esperando a un hombre que aparezca y cuide de ellas (solamente 8% de los que contestaron la encuesta se identificaron como tales), los expertos en el campo dicen que eso es exactamente lo que ven. "Tenemos el síndrome del príncipe azul," dice Carol Ann Wilson, una Planificadora Financiera Certificada (CPF) ® y una especialista en divorcio financiero® con sede en Longmont, Colorado. "Observo con mucha frecuencia a mujeres que no están interesadas en los asuntos financieros- ellas ni siquiera saben cuánto gana su esposo."

Barbara Stanny, la hija de uno de los fundadores del servicio de declaración de impuestos H & R Block, escribió un libro sobre este mismo asunto. En el libro "Prince Charming Isn't Coming: How Women Get Smart About Money," Stanny admite depender primero en su padre y luego en su esposo para administrar su dinero. Forzada por una crisis que la hizo finalmente tomar control sobre sus finanzas, Stanny desalienta a las mujeres a transferirle completamente el control financiero a otra persona- o siquiera apegarse a la idea de que alguien o algo van a venir a rescatarlas económicamente. Incluso el soñar despiertas con el sueño aparentemente inocente de ganarse la lotería se vuelve un problema si esto le lleva a usted a poner su futuro económico en las manos del destino.

¿Tienen razón de ser sus temores?

Mientras que casi la mitad de las mujeres se preocupan en quedar desamparadas, no muchas de ellas tienen razones para perder el sueño. Katie Couric (una afamada periodista americana) -quien Mellan dice ha admitido tener un temor de quedar desamparada-tiene una muy poca probabilidad de quedar en las calles algún día.

Por otro lado, algunas mujeres sí tienen causas para preocuparse: 75% de los ancianos pobres son mujeres. Dependiendo de cuál estadística usted vea, la tasa de divorcio es de aproximadamente cincuenta por ciento. Y la edad promedio de enviudar es de 56 años (las mujeres generalmente sobreviven a los hombres por seis u ocho años). Y añádale a éstas estadísticas el hecho de que un ama de casa con hijos puede que ya no tenga las destrezas requeridas para trabajar; en estas circunstancias el convertirse en una persona sin hogar o por lo menos experimentar un cambio dramático en su estilo de vida, si no es aparente, es al menos una posibilidad.

En su libro, "Money, A Memoir: Women, Emotions, and Cash," Liz Perle, una ex ejecutiva de publicaciones, recuenta que tan fácil puede ser para una mujer inteligente cederle el control financiero a su esposo- algo que ella denomina "ceguera voluntaria." Después que su matrimonio terminara repentinamente, ella se dio cuenta que era una madre soltera de 42 años sin trabajo, sin casa, y casi todo los objetos de valores que tenía- incluyendo su tarjeta de crédito- estaban a nombre de su esposo.

Para ayudarle a sus clientes a determinar si sus ansiedades son racionales o irracionales, Mellan hace que ellas anoten sus temores y piensen qué harían en el peor de los casos. ¿Con temor a la vida después del divorcio? El tiempo para determinar qué bienes usted retendrá y cómo usted se mantendrá permanece mientras usted esté felizmente casado. Una vez que usted sabe lo que está enfrentando, puede relajarse o dejar de preocuparse, o puede tomar decisiones conscientes con el tiempo; lo que decida le protegerá y preparará en el caso de que lo peor le suceda.

Es igualmente importante para las mujeres solteras que hagan el mismo análisis. Por ejemplo, si usted pasase a ser discapacitada y no pudiera trabajar, ¿cómo pagaría sus cuentas? ¿Tiene seguro de discapacidad con su empleador o independientemente? Si la respuesta es no, tiene motivos para estar preocupada. Usted también tiene la información que necesita para tomar acción y calmar sus temores: obtenga la cobertura de discapacidad, establezca un fondo de emergencia y luego deje de preocuparse.

Sheila Peters, autor de "You Don't Have to Be a Bag Lady!: A Humorous Survival Guide for the Reluctant Investor," piensa que es bueno pagarle a un planificador financiero para obtener una "revisión imparcial de la realidad" de parte de un profesional.

"Usted necesita tener un punto de vista objetivo," dice Peters, quien se considera una planificadora financiera a pesar de ser un miembro activo de un club de inversionistas. Con eso, usted se dará cuenta si está preocupando por nada- o si está disfrutando de un falso sentido de seguridad.

La segunda parte de esta serie, publicada en julio de 2012, ofrecerá pasos que puede tomar ahora para superar estos temores.

Publicado 7-12-2012.

Compártelo

Tu dirección electrónica

La dirección electrónica de ellos

Comentarios

Página

Cerrar

Envíanos Tus Comentarios

Tu Nombre

Correo Electrónico

Comentarios

¿Quieres que un representante de la credit union se ponga en contacto contigo?
Si No
Si tiene alguna pregunta sobre su cuenta o una transacción, por favor póngase en contacto con su credit union por teléfono en vez de usar esta forma.

Cerrar

RSS Compártelo Contáctanos