Encuesta

¿Sabe usted cuál es la diferencia entre un banco y una cooperativa de ahorro y crédito?

Si
No

familia
English

Los Sueños de Kenia Calderon

 

Por Miriam De Dios 

Imagina caminar en los zapatos de Kenia Calderon

Tienes 11 años. El Salvador es tu hogar. Pero sin embargo, es un lugar en el que las autoridades han perdido control sobre la violencia de las pandillas y en donde la economía está mal. Pese a que tu padre es un exitoso abogado y a que a tu madre sólo le faltan 18 meses para obtener su diploma de maestra, les resulta imposible ganar el dinero necesario para mantener adecuadamente a tu familia.

Tienes familiares en México, de modo que viajas hacia allá con una Visa de turista. La visa se vence, y te quedas "atascada" allí durante 30 días– indocumentada– tratando de buscar la manera de cruzar la frontera e ingresar a los Estados Unidos, la tierra de las oportunidades. Tus padres encuentran a alguien dispuesto a hacer pasar a tu familia de cinco por la frontera por $7,000. Tu familia se siente agradecida por la "rebaja" – normalmente se cobra $7,000 por persona.

Y de un momento a otro te encuentras caminando por el desierto junto a otras 40 personas que buscan lo mismo – un lugar seguro donde criar una familia, trabajo, y la oportunidad de lograr todo tu potencial. Ves cómo tus padres luchan físicamente para conseguirlo. Son los mayores del grupo, tú eres la más joven. Te das cuenta de que esta es la "norma" para viajar a Estados Unidos. Todos los que te rodean avanzan de manera mecánica. No tienes muy en claro por qué tiene que ser así.

Una vez en Estados Unidos te reciben tías y tíos, y poco a poco comienzas a familiarizarte con la comunidad. No hablas inglés y tus compañeros se valen de esta y de otras razones para marginarte. Los obstáculos parecen insuperables. Mientras más tiempo estás en Estados Unidos, descubres más barreras, y extrañas cada vez más el lugar donde naciste. Te encuentras atrapada entre la percepción del "sueño americano" y la realidad que te toca vivir día a día.

Te preguntas por qué los demás no se topan con estos obstáculos.

Las becas ofrecen la oportunidad de asistir a las mejores escuelas secundarias privadas de Iowa. Anticipas lo que se viene cuando ves a otros estudiantes entusiasmados sobre sus tutores, sobre los exámenes de ingreso a la universidad y las visitas a los recintos de educación superior. Pero luego te acuerdas: estas mismas oportunidades no aplican en tu caso debido a tu condición de inmigrante. Nadie habla sobre este tema, las cosas son simplemente así. Te preguntas constantemente cómo es que Estados Unidos es visto como la "Tierra de las Oportunidades" cuando dichas oportunidades parecen tan inalcanzables.

La Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) es tu salvación. Te otorgan un permiso de trabajo el verano previo a tu último año de secundaria, y obtienes una licencia para conducir. Aunque tu plan educativo permanece estático, pasas por alto el hecho de que un decreto ejecutivo te prohíbe obtener ayuda financiera para la universidad y te propones obtener un trabajo para lograrlo por tus propios medios.

Cuando empiezas a cobrar tu sueldo te enfrentas nuevamente con la realidad– esta vez con las instituciones financieras. Para aquellos que viven de sueldo a sueldo y sin orientación acerca de la importancia de establecer buen crédito, el camino puede ser desalentador.

Las instituciones financieras tradicionales no te hacen sentir que se preocupan por quién eres, cuál es tu historia, y cuáles son tus sueños y anhelos. Estas llena de sueños y esperanzas pero parecen insignificantes, y a veces inalcanzables.

Justo cuando empiezas a pensar que el "Sueño Americano" se está evaporando, te enteras de una credit union en la cual trabajan personas diversas y empáticas que quieren conocerte, entenderte y enseñarte.

El dinero que tanto trabajo te cuesta ganar encuentra su lugar en esa credit union. Debido a que supervisas tanto las finanzas de tus padres como las tuyas, realizas transacciones allí casi a diario. Sientes una cierta familiaridad con los empleados de la credit union. Es la primera vez desde el comienzo de tu viaje a Estados Unidos que sientes que importas. Empleados que se parecen a ti y que hablan como tú se toman el tiempo y se esfuerzan por conocerte y saber tu historia. También descubres algo emocionante. Te das cuenta que la comodidad y la seguridad que sientes son más que el resultado de compartir el mismo idioma. Es más profundo que eso. Cuentas con personas fuera de tu núcleo familiar que te alientan a perseguir tus sueños.

Los empleados de la credit union te alientan a participar en el programa IDA. Tu historia da un giro. Recibes fondos de un donante privado y del gobierno. Puedes pagar la primera mitad de tu segundo año en Drake University. Las clases que debes tomar para ganarte esta oportunidad te enseñan acerca de los planes 401K y por qué es importante el crédito– algo que a tus padres todavía no les han enseñado. Ves con tus propios ojos que el conocimiento es poder. Además de una educación universitaria libre de deudas, tienes una mejor comprensión de tus finanzas que la mayoría de los jóvenes Estadounidenses de tu generación. El camino hacia el Sueño Americano se ha forjado. Y no se da nada por sentado.

Hoy en día te encuentras lista para servir a la comunidad y hablas de formar parte de la directiva de una credit union algún día. Quieres compartir tu historia y punto de vista sobre el camino que literal y figuradamente has atravesado.

Tienes mucho que aportar a las credit unions interesadas en saber cómo servir a la creciente comunidad latina. Algunas de tus palabras de aliento son las siguientes:

•Utiliza a la credit union en esta historia como una que pone a la humanidad en primer lugar y que ve más allá de la rentabilidad que puede obtener de la creciente comunidad hispana.

•Ten presente que al abrirle los brazos a esta influyente comunidad conocida por tomar decisiones en base a la publicidad de boca en boca, estás impactando la vida de las personas hoy y en el futuro, y que cada una de ellas recordará tu aceptación. Un servicio que le cambia la vida a una persona puede llevar a oportunidades de servir a familias enteras, vecindarios y comunidades enteras.

•No pierdas de vista la gran oportunidad de innovación que presenta tener como socio a un Hispano de la Generación del Milenio. Con una alta demanda de transacciones bancarias digitales, aplicaciones avanzadas y cajeros automáticos de última generación, esta audiencia puede inspirar un cambio real para las credit unions.

•Aborda a los estudiantes de la secundaria para que puedan comprender sobre la planificación financiera para la universidad, para después de la universidad, y los beneficios de establecer relaciones de manera temprana.

•Hazte presente en los lugares donde nos reunimos– iglesias y eventos culturales, por ejemplo. Allí tendrás llegada a múltiples generaciones.

•Sé respetuoso e infórmate para entender nuestra cultura antes de comunicarte con nosotros.

La historia de la trayectoria de Kenia Calderon desde El Salvador a Estados Unidos no es la única. Hay millones de ellas, cada cual con su perspectiva única y especial. Ahora que conoces la experiencia de Kenia, ¿cómo lucharás para ayudar a otros a navegar su particular camino hacia el sueño americano?

Compártelo

Tu dirección electrónica

La dirección electrónica de ellos

Comentarios

Página

Cerrar

Envíanos Tus Comentarios

Tu Nombre

Correo Electrónico

Comentarios

¿Quieres que un representante de la credit union se ponga en contacto contigo?
Si No
Si tiene alguna pregunta sobre su cuenta o una transacción, por favor póngase en contacto con su credit union por teléfono en vez de usar esta forma.

Cerrar

RSS Compártelo Contáctanos